#EvangelioDelDia

Lecturas de la Misa

23. enero 2018 : Martes de la tercera semana del tiempo ordinario
San Ildefonso de Toledo
Segundo Libro de Samuel 6,12-15.17-19.

Cuando informaron a David: "El Señor ha bendecido a la familia de Obededóm y todos sus bienes a causa del Arca de Dios", David partió e hizo subir el Arca de Dios desde la casa de Obededóm a la Ciudad de David, con gran alegría.
Los que transportaban el Arca del Señor avanzaron seis pasos, y él sacrificó un buey y un ternero cebado.
David, que sólo llevaba ceñido un efod de lino, iba danzando con todas sus fuerzas delante del Señor.
Así, David y toda la casa de Israel subieron el Arca del Señor en medio de aclamaciones y al sonido de trompetas.
Luego introdujeron el Arca del Señor y la instalaron en su sitio, en medio de la carpa que David había levantado para ella, y David ofreció holocaustos y sacrificios de comunión delante del Señor.
Cuando David terminó de ofrecer el holocausto y los sacrificios de comunión, bendijo al pueblo en nombre del Señor de los ejércitos.
Después repartió a todo el pueblo, a toda la multitud de Israel, hombres y mujeres, una hogaza de pan, un pastel de dátiles y uno de pasas de uva por persona. Luego todo el pueblo se fue, cada uno a su casa.

Salmo 24(23),7.8.9.10.

¡Puertas, levanten sus dinteles,
levántense, puertas eternas,
para que entre el Rey de la gloria!

¿Y quién es ese Rey de la gloria?
Es el Señor, el fuerte, el poderoso,
el Señor poderoso en los combates.

¡Puertas, levanten sus dinteles,
levántense, puertas eternas,
para que entre el Rey de la gloria!

¿Y quién es ese Rey de la gloria?
El Rey de la gloria es
el Señor de los ejércitos.



Evangelio según San Marcos 3,31-35.

Entonces llegaron su madre y sus hermanos y, quedándose afuera, lo mandaron llamar.
La multitud estaba sentada alrededor de Jesús, y le dijeron: "Tu madre y tus hermanos te buscan ahí afuera".
El les respondió: "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?".
Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de él, dijo: "Estos son mi madre y mis hermanos.
Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre".

Hacer la voluntad de Dios
Beato Columba Marmion (1858-1923), abad

La unión a Dios en Cristo según las cartas de dirección de Dom Marmion (Trad. ©Evangelizo.org)

Ustedes saben que cuando estamos en estado de gracia, Jesús mora siempre en nuestro corazón. Su grán deseo es ser todo para nosotros. Pareciera que es un sueño demasiado bello para ser cierto el que Jesús tan Bueno, tan Poderoso, tan tierno quisiera ser nuestro hermano, y sin embargo, es Él mismo quien nos lo dice: «cualquiera que cumpla la voluntad de mi Padre de los Cielos, seré para él un hermano, una hermana o una madre». Son las palabras de Jesús.

Entonces, para alcanzar la felicidad de tener a Jesus como nuestro hermano, nuestro amigo mas intimo, debemos hacer la Voluntad de su Padre. ¡Pues bien! ¿Cuál es esa Voluntad? primero evitar el pecado, y si por debilidad caemos, pedir rápidamente perdón. Después, hacer todas nuestras acciones para Él. Él es tan bueno que acepta nuestras acciones más mínimas hechas para Él. Ahora ya saben cuáles son sus deberes, queda santificarlos consagrándolos a Dios.