Formación

Temas de actualidad sobre los que el católico debe tener una opinión. Normalmente los artículos que s epublican en el boletín de la parroquia.

Últimamente la palabra de moda es “patriarcal”. Quienes la usan probablemente se consideran intelectuales de primera, quizá después de haber seguido algún curso “de género” copiosamente subvencionado. Yo humildemente pienso que la dignidad del trabajo humano está en producir, crear, comerciar honestamente, servir, etc. Por eso, este tipo de subvenciones dedicadas a promover un feminismo de carácter marxista me parece que no son fruto del bien común que el estado debe buscar.

Enlace al Boletín

Hace unos días, estando con mi madre, buena católica, aunque ya un poco despistada por la edad, nos asomamos a ver la reforma de un local comercial que están haciendo en nuestro barrio. Mamá no sabe vivir la vida sin preguntar, y allá que fue a enterarse qué negocio nos iban a poner abajo, aunque lo ponía en la entrada: próxima apertura de “Centro de Yoga”. Nos atendió, amablemente, un señor con acento andaluz, quizá criado en las Alpujarras, por aquello del orientalismo, aunque no se lo pregunté. Y le explicó a mi madre lo que era el Yoga: un camino para ser felices por la meditación.

Individuo: Del latín individuus: 'indivisible'. Es una de las palabras con las que hoy se designa a la persona: cada persona es individuo, esto es, es indivisible; si se pudiera dividir en dos personas, serían dos individuos. Hasta aquí bastante obvio. Pero el problema está en la simpleza que se hace al identificar a la persona con el individuo, pues también un burro es indivisible....

Rara vez caen hoy en nuestras manos cosas para leer; más bien nos topamos con tuits que sugieren ideas que nos llevan a veces a algunos sitios web interesantes, aunque las más de las veces, lo que nos llega es ruido informativo más que información seria. Una de las cosas serias que he leído estos días atrás ha sido un artículo sobre la nobleza de espíritu que me llegó siguiendo un hilo simpático sobre una persona que bendecía todo lo que comía entre horas, ya que al no poder dejar de comer, al menos -decía- iba a estar en oración continua.

Hay que pararse un poquito a pensar. Sobre todo es bueno coger este hábito poniendo el cacumen a trabajar, especialmente en una sociedad que ha hecho del cambio uno de sus pilares vitales. Así conseguimos que no nos engañen. Si se une el marketing al relativismo, tenemos que cuánto más cambien las cosas, sin que haya nada estable o verdadero, más novedades vendemos, y mejor va la economía, pero a costa de la verdad que es la que pierde. Esta es nuestra realidad: es necesario saltar de novedad en novedad y cuántas más noticias tengamos mejor; si no las hay hay que inventarlas.Pero conviene pararse a pensar.