Thursday, 03 September 2020 16:47

Mis lecturas del verano (p. Javier)

Written by
Rate this item
(0 votes)

Este verano ha sido fecundo en lecturas. Aproveché para leer el libro de Weigel que completa su primera biografía de Juan Pablo II, Testigo de Esperanza. Apasionante por toda la documentación que aporta. ¡Qué envida dan estos americanos! Teología, periodismo e historia unidos en un libro de lectura ágil titulado Juan Pablo II: el principio y el final. El estudio documental de la infiltración de los servicios de inteligencia de los países comunistas en la vida de la Iglesia hasta la caída del comunismo es impresionante. Uno se entera de que el presidente del Consejo Mundial para la Unión de las Iglesias era un agente del KGB, obispo para más inri. Y del interés de la Unión soviética por la promoción de la Teología de la liberación como un medio para ganar la guerra fría. Entre otras muchísimas cosas.

Su segunda parte, que trata desde la preparación del Jubileo del 2000 hasta su muerte, nos da a conocer un Juan Pablo II pastor, que lleva a cabo su programa de introducir a la Iglesia en el segundo milenio. Se muestra su programa pastoral, su fuerza y coraje en la movilización de toda la Iglesia para el año 2000, son planteamientos totalmente vivos, modernos y necesarios en la actualidad. Weigel, como laico alejado del lenguaje curial y burocrático, tiene la habilidad y el derecho de presentar sus reflexiones sobre el papado de Juan Pablo II, con un capítulo final en el que, entre otras cosas, se fija en sus éxitos y fracasos. Y presenta sus reflexiones sobre el modo como ejerció el ministerio petrino, de las cuales es posible reflexionar sobre cómo debe ejercer el Papa su misión. En suma, un libro muy recomendable.

Mi segunda lectura, aunque todavía no acabada es un viejo libro, un clásico, de BAC sobe san Agustín. Su autor, uno de los grandes, ya fallecido, el p. Capánaga. Se nota su domino del tema y de la pasión que tiene por su maestro. Un poco más denso que el anterior, lleno de muchas intuiciones que se pueden transportar a nuestros días. Recuerda Capánaga un sermón agustino en el que divide a los hombre en estoicos, epicúreos o cristianos. ¿Cómo sería esta distinción hoy? ¿Tiene rigor algo tan simple? La precisión de Agustín en sus razonamientos, explicada por Capánaga hace que uno, al leerla, no pare de pensar en el existencialismo, en el postmodernismo, y la oferta dela vida en Cristo, camino, verdad y vida. Agustín aparece así como alguien muy actual.

Y muy actual es la reflexión y la descripción de su conversión. Sus dudas, búsqueda, los problemas planteados por los maniqueos, en especial el problema del mal, y su lucha por la continencia, todos temas actuales. Leyéndole pienso que muchas veces vamos al oriente cristiano buscando cosas que nuestro occidente latino tiene. Y muy buenas. No conozco tan en profundidad los padres de Oriente como para hacer una afirmación tan categórica, pero me parece que no hay entre ellos alguien que haya escrito un libro tan válido y profundo como Las Confesiones. A veces por buscar en el Oriente nos perdemos un tesoro presente en nuestros padres occidentales. La Regla pastoral de san Gregorio es un ejemplo parecido. Lo maduro es vivir de ambas tradiciones, sin duda.

Y al final del verano he leído también algún libro de historia, tanto de España como de historia de la Iglesia. Tengo una laguna en este campo, y ciertamente para entender el presente hay que conocer el pasado. Empecé con una historia de los jesuítas en España y en Hispanoamérica, en especial fijándome en los jesuítas en tiempos de Carlos III en los que hubo una gran confrontación con el virrey Palafox, hoy beatificado. Muy interesante la acción de los jesuítas en esa época, y su influencia sociopolítica. Se les acusó, aunque seguramente será leyenda urbana, de ser los instigadores del Motín de Esquilache. Aconsejo buscar un poco sobre quien estaba detrás de Fray Gerundio de Campazas. Apasionante y también actual. Y esto me ha llevado a lo que estoy leyendo en estos días. Pasé del XIX español a la paz de Westfalia para llegar a nuestros días intentando entender el integrismo, ideología que no comparto, pero esto es harina de otro costal. Le dedicaré otro artículo por si a alguien le interesa.

Read 182 times Last modified on Thursday, 03 September 2020 16:52