Por el santo Padre

Dios, pastor y guía de todos los fieles,
mira lleno de bondad a tu siervo,
el Papa (Francisco),
a quien quisiste colocar al frente de tu Iglesia
como pastor.
Consérvalo, dale vida y hazlo santo en la tierra.
No lo entregues a la voluntad de sus enemigos.
Concédele, la gracia de hacer,
por sus palabras y por su ejemplo,
que progresen en la virtud
aquellos a quienes él preside, y llegue,
con el rebaño que le fue confiado,
a la vida eterna.
Por Nuestro Señor Jesucristo. Amén.