Parroquia de santa Elena
Nuestra gloria es la cruz de Cristo
Con María
Que estuvo al pie de la Cruz
Descargar
EL boletín de la parroquia

En 500 palabras

Más papistas que el papa.

No pasa un día sin que me lleguen personas preocupadas con la confusión que dicen que hay en la Iglesia. Algunos de ellos son inducidos a pensar que esta confusión proviene del Papa y/o de algunos obispos. Y resulta que la fuente de estas opiniones son, principalmente, tres webs en el ámbito español, que algunos las consideran autoridad en la materia. En realidad no tienen ninguna autoridad, ni siquiera por la calidad doctrinal de sus escritos, y creo que no me equivoco al decirlo, aunque no todas son lo mismo.
Veamos. Una de las webs, fue fundada por un sacerdote al que su obispo tuvo que prohibirle escribir en la misma por las barbaridades que ponía. Ésta tiene 28000 me gusta en su página de FB lo cual es preocupante, pues no creo que haya 28000 personas con capacidad de discernir esa web. Para otra de ellas, la santa Sede ha tenido que contratar un equipo internacional de abogados por el uso que hacen sin autorización de la palabra Vaticano. Es decir, la Santa Sede desautoriza que la información que allí aparece esté relacionada con el Vaticano. Baste esto como ejemplos, pero podría poner muchos más.
Desde estas webs se están lanzado de manera irresponsable muchas opiniones y burdos cotilleos -me resisto a llamarlos noticias- que inducen a quien no tiene buena formación teológica a pensar que el magisterio es confuso en nuestros días. Y claro, hay gente, que con buena intención quiere estar informada, las sigue, y cae en la trampa de pensar que es verdad lo que estas webs publican, y se preocupa. Se presenta como magisteriolo que son opiniones de blogueros, y se sustituye la lectura de los textos del Papa con los cotilleos de estas webs, y de aquí viene la sensación de confusión generalizada de nuestros días. Ante esto, hoy más que nunca, hace falta formación y discernimiento.
Formación para distinguir los cotilleos, las fake news y opiniones particulares de lo que realmente sucede y dicen los pastores auténticos. Si uno no la tiene, caben dos posturas: estudio y/o consultar a quien verdaderamente está formado. No siempre es fácil, por ejemplo, distinguir lo verdadero de lo falso. En un mensaje de una presunta aparición la Virgen se dice: Dios, que es vuestro padre, me ha enviado para que viváis en la eternidad. Parece muy bonito, pero quien conozca el evangelio sabe que en él no hay ningún envío de la Virgen para nada. La misión es de Cristo y de la Iglesia, pero hay que saber teología para discernir esto. Es decir, esta mensaje no pertenece a la fe de la Iglesia, por lo tanto es una temeridad creerlo como cierto.
Y discernimiento de la situación actual; un discernimiento humano para oler las fake news que pululan por doquier en estas webs y un discernimiento espiritual para conocer la voluntad de Dios, lo que verdaderamente procede de él y no es invención de personas que muchas veces tienen narcisismos larvados que explican su comportamiento.
Este párroco está preocupado, no por la confusión, sino por la influencia de quienes la promueven, quienes deforman al pueblo de Dios, quienes objetan en conciencia las enseñanzas del Papa, quienes quieren corregirlo, etc. Hay algunos que son más papistas que el Papa.
P. Javier Igea, párroco.